Ir directamente al contenido

SENSEI PRIME + ALMOHADAS PREMIUM GRATIS

Artículo anterior
Ahora leyendo:
¿Cómo dormir profundamente con la ayuda de Alexa?
Artículo siguiente

¿Cómo dormir profundamente con la ayuda de Alexa?

 

Para descansar bien, los dispositivos electrónicos deben quedar fuera de la habitación… excepto, Alexa. Descubre por qué. 

Dormir es una función natural. No obstante, es recomendable tener hábitos que favorezcan y mejoren esta facultad, mucho más ahora, cuando a nuestro alrededor hay tantas cosas que afectan, por no decir espantan, el sueño. 


Contar con un buen colchón SenSei es clave, por supuesto; no obstante, el buen dormir supone llevar a cabo una reingeniería total de nuestro estilo de vida y entre ello se incluye, por ejemplo, ingerir alimentos que nos ayuden a dormir bien, adecuar la temperatura de la habitación, separarnos de la televisión y los dispositivos digitales cuando cae la noche, hacer ejercicio y… aprovechar las habilidades de Alexa que nos llevan de la mano al descanso. 


Esto último no es una contradicción. Alexa –o mejor dicho, el Amazon Echo, el hardware en forma de bocina donde Alexa vive– puede quedarse a un lado de la cama, pues aunque se ilumina cuando interactuamos con ella, su luz no resulta intrusiva. Deja el teléfono allá afuera, si es en modo No Molestar, mucho mejor; pero reserva un espacio sobre el buró para el Amazon Echo que te ayudará a controlar desde la temperatura hasta el volumen de la sesión de meditación.

Sácale provecho a los skills de Alexa que te ayuden a descansar

Lo primero que debes hacer es ampliar tus conocimientos sobre las habilidades que desconoces del hardware y la asistente por voz. Internet está lleno de artículos sobre cómo sacar el mayor partido a tus Amazon Echo


El segundo paso es navegar la app de Alexa, que debes tener instalada en tu teléfono, y que quizá, tienes olvidada desde aquel lejano diciembre, cuando configuraste el Amazon Echo que te regalaron en la posada de la oficina. 


Una vez que te hayas familiarizado con las utilidades, tanto del dispositivo como de la asistente, integra lámparas, aires acondicionados, enchufes, cortineros, bocinas y electrodomésticos controlables a través de wifi y Alexa. En el mercado hay opciones para todos los gustos y todos los presupuestos. 

Iníciate en la creación de escenarios con Alexa

Ya con tus dispositivos inteligentes en casa, aprende a crear rutinas con Alexa. Esto es, configurar acciones automatizadas en cada aparato –lo más sencillo es el apagado y el encendido a ciertas horas del día–. Después de esto, incursiona en la creación de grupos de dispositivos automatizados por área del hogar (digamos, la habitación) y en el desarrollo de escenarios: ambientes que se logran con la suma de acciones en varios dispositivos. 


Este artículo de Xataka te ofrece una muy buena introducción al tema: Rutinas de Alexa: qué son y cómo se configuran para automatizar tu Amazon Echo.


Cuando domines la creación de escenarios, lo que lograrás en unas cuantas horas, define el ambiente que deseas para dormir como un lirón.

Diseñando el ambiente perfecto para dormir profundamente

Cada quien tiene un escenario ideal para el descanso, pero sea cual sea la preferencia, siempre nos remitiremos a la manipulación de elementos básicos como la temperatura, la iluminación, los sonidos, y si lo deseas, los aromas.

La temperatura

Los enchufes inteligentes son una opción muy económica para controlar el encendido de ventiladores y calentadores. 


Simplemente, conecta el enchufe, vincula este a la aplicación de Alexa, crea una rutina (encender a tal hora / apagar a tal hora) y conecta a él ya sea el ventilador o el calentador cerámico. 


Si deseas escalar el nivel de confort, ve directo por un minisplit compatible con Alexa. Así, cuando llegue la hora de entrar en cama, tu habitación estará a la temperatura que tu cuerpo demanda para entrar en reposo. 


La iluminación

Este artículo de El País con consejos esenciales para dormir hace referencia a la iluminación en dos puntos: por un lado, hay que evitar la contaminación lumínica que viene del exterior (bajar el blackout si por la ventana se cuela la luz del candil de la calle), y por otro, encender luces cálidas al caer la tarde para que invitar al cerebro a relajarse.


Lo primero se resuelve con controles inteligentes para cortinas: hay motores para persianas, que al activarse mueven el hilo vertical de apertura y cierre, y también hay robots que se montan en los cortineros horizontales haciendo a un lado las argollas de cortina. 


Para el segundo punto, tienes a la mano una infinidad de opciones de focos, tiras led y lámparas que se encienden y apagan de manera programática con Alexa. 


Los sonidos

No necesitas hace mucho más que decir: “Alexa, sonidos relajantes” para que tu habitación se llene con las frecuencias apacibles de las olas que se rompen o de la tormenta que baña la selva.


Programa con antelación el sonido que deseas escuchar desde que entras en tu habitación: lluvia, océano, bosque; un elemento que, en combinación con la iluminación y la temperatura se convertirá en una invitación a descansar plenamente. 


Si los sonidos no son suficientes y lo que necesitas es una meditación guiada o música para dormir profundo, vincula tu Amazon Echo con Spotify, crea una rutina (“reproducir podcast de meditación a las 11:00 pm todos los días”) y disfruta de un nuevo hábito saludable. 


Los aromas

Lleva tu mente a esos lugares que te brindan paz y tranquilidad: el jardín de rosas de tu abuelita, el bosque que solías visitar en tu juventud, la playa con olor a coco; todos ellos, recuerdos que te ayudarán a olvidarte del estrés para entrar en modo relajación. 


Esto lo lograrás con una de las tantas y muy buenas opciones en difusores inteligentes de aceites esenciales que existen en el mercado. Algunas de ellas son humidificadores también, lo que abona a la higiene del sueño. 


Consigue tu difusor en Amazon

Carrito

Cerrar

Su carrito está vacío.

Empieza a comprar

Seleccione opciones

Cerrar